Masajes Relajantes: una opción para reponerte de las preocupaciones

Todos lo necesitamos, en este momento unos buenos masajes relajantes le vendría como anillo al dedo a cualquiera, seguramente tú no estás exento de esto y por eso llegaste hasta aquí. Y, sigue leyendo hasta el final, porque te daré unos trucos, para que tu cuerpo se recupere de todos esos estragos que han causado en ti las preocupaciones.

Nuestra salud mental depende de lo bien que nos sintamos, es por ello cuando te comienza el dolor en el cuello, en los hombros, en la espalda baja o en tus piernas, comienzan todos los problemas. Ya que, para rematar no puedes descansar por las noches, lo cual agrava todo eso. Pero, ¡ya! suficiente de esto, y comencemos a trabajar con los milagrosos masajes, que tanta falta te hacen.

Los mejores masajes relajantes que te harán una persona feliz

Dentro de nuestra lista, lo que tienen en común todos los masajes relajantes, es que son del tipo descontracturante. De manera que, como su nombre lo indica, lo primero que se hace es buscar los lugares del cuerpo, donde presentes una contractura muscular y allí se hará magia. Estas molestias se te desvanecerán aplicando una fricción de tipo profundo en las zonas afectadas.

Se dice que son masajes con final feliz, porque su efecto sobre la piel estimula la producción de endorfinas, liberándolas en la medida que transcurra este y de la energía que se emplee en su aplicación. Por lo que, también se pueden tener buenos resultados, en mejorar los estados de ánimo de las personas, que se sienten no solo agotadas físicamente sino emocionalmente tristes.

1.      Masaje de Espalda:

Para realizarlo, se hace una exploración de toda tu espalda, hasta ubicar las dolencias musculares que te estén afectando, en la región lumbar pasando por el sacro que es tu parte baja de espalda, subiendo poco a poco, para ver la alineación de la columna, hasta llegar a la región cervical.

Para mejorar resultados, dispones de dos opciones, una de ellas es utilizar cremas desinflamatorias, sean naturales o medicadas; o dos, usar aceites naturales con propiedades curativas y olor agradable, lo que combinaría varios de tus sentidos para ayudar con tu relajación progresiva.

2.      Masaje del Cuello y cervical:

Esta área de nuestro cuerpo, es la que experimenta mayor acumulación de tensiones producto del estrés diario; por lo que, la incidencia en presentar una contractura en esta es mayor. En este sentido, también repercute la posición que se adopte durante el día, por ejemplo, al realizar actividades.

Los aplicados en esta área, tienen mayor demanda, ya que reducen considerablemente el dolor, adicional a los malestares relacionados con migrañas o dolores de cabeza. Incluso, te darán una mejor circulación sanguínea en esta zona, lo que contribuye a la oxigenación de tu cerebro. Además, puedes emplear cualquiera de las dos opciones ya comentadas.

Son muchos los tipos de masajes relajantes, solo te quisimos dar una muestra de los dos, que traen excelentes resultados a corto plazo. Seguramente, tu masajista considerara estos dos tipos antes que cualquier otro. En todo caso, si estos no funcionan puedes optar por un buen masaje terapéutico.

Es recomendable que le pidas elaborar unas sesiones en las que trabajen las zonas con contractura por separado y para verificar la causa de una mayor incidencia de acuerdo a las zonas de tu cuerpo. Entonces, ya estás preparado/a para decidir ¿Cuál te gustaría primero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba